PUERTAS ANTIOKUPAS

SEGURIDAD
Vaya al Contenido

NORMATIVA ESPAÑOLA FRENTE AL PROBLEMA DE LA OKUPACIÓN

Puertas antiokupa
Publicado de Acción Okupa en Actualidad · 23 Marzo 2021

Normativa española frente al problema de la okupación


El problema de la okupación se ha incrementado en los últimos años, y se ha intensificado más con la actual pandemia por covid-19. A raíz de esta crisis sanitaria muchas familias han perdido su trabajo y como consecuencia también su vivienda. Los casos de ocupación ilegal han aumentado considerablemente desde el año 2020 y siguen creciendo en la actualidad. La creciente importancia de este problema hace necesaria una regulación legal del mismo. Si en el año 2013 la guardia civil, la policía local, autonómica y nacional recibían 7.739 denuncias, en 2018 se incrementaron hasta 12.214. Durante el primer semestre del año 2020 la ocupación de viviendas creció un 5% respecto al mismo periodo en el año 2019.

¿Quieres conocer toda la normativa que existe actualmente sobre este problema?

En la actualidad, hay un eterno debate sobre si la legislación española es suficiente para hacer frente al problema de la okupación en España. Muchos partidos políticos afirman que es insuficiente y que no protege al propietario de la vivienda ocupada. En cambio, el actual gobierno afirma que es suficiente con las leyes existentes. También hay dos figuras que tienden a confundirse dentro de esta problemática, que son la usurpación y el allanamiento. Es necesario aclarar y distinguir bien estas figuras para comprender perfectamente la normativa española que existe sobre la okupación de viviendas.

En Acción Okupa podemos ayudarte a proteger eficazmente tu vivienda. Disponemos de las mejores puertas antiokupas del mercado. Se instalan de manera rápida, fácil y sin dañar la puerta de entrada. Si no quieres invertir dinero en comprarla, puedes aprovechar nuestro servicio de alquiler de puertas antiokupas, solo tendrás que pagar una módica cantidad de dinero al mes para disfrutar de la tranquilidad de que tu segunda residencia está bien protegida. Y además, no hay límite temporal, puedes tenerla alquilada el tiempo que tú necesites. Evitarás costosos procesos de desalojo en tiempo y dinero. ¡No esperes más para proteger tu segunda residencia por poco dinero!

¡Vamos a conocer la legislación actual!

Tabla de contenidos


● El fenómeno de la okupación de la segunda vivienda.
● Diferencias entre Okupación, Usurpación o allanamiento
○ ¿Cómo es el procedimiento del desahucio?.
● ¿Cómo regulan las leyes españolas el problema de la okupación?.
○ Última actualización sobre la legislación que regula la okupación en España.
● Debate actual sobre la normativa española frente a la okupación.
● Alarmas y puertas antiokupas.
● Conclusión Final.

El fenómeno de la okupación de la segunda vivienda


La okupación es un fenómeno que ya cuenta con una trayectoria en España. Comenzó a surgir a finales de la década de los 70 y en los últimos 5 años ha renacido con más intensidad. Detrás de esta trayectoria se esconde la historia de muchas familias que se encuentran abocadas a realizar la okupación de la segunda vivienda de otro debido a su situación de pobreza. Pero también hay un fenómeno llamado “movimiento okupa”, que son mafias organizadas para la okupación de viviendas deshabitadas porque no están dispuestos a pagar los gastos en los que se incurre por habitar una propiedad, como la luz, el agua, la hipoteca…

De entre los que tienen la necesidad real de okupar una vivienda, unas 30.000 personas lo hacen porque no disponen de un techo bajo el que dormir. Encima tenemos que añadir que hoy en día los jóvenes tienen muchas dificultades para emanciparse ante la falta de empleo, y si lo tienen es muy precario, con un salario muy bajo que no alcanza para pagar un alquiler o una hipoteca. También junto a la okupación se ha desarrollado el fenómeno de los “pisos patera” donde se hacinan varias personas para repartirse los gastos de la vivienda.

En España podrían haber ahora mismo hasta 6 millones de viviendas vacías. Muchas de ellas son residencias de verano que solo están habitadas durante los meses estivales, y otras son herencias de varios y no se ponen de acuerdo en decidir que se va a hacer con ellas.

La okupación en España va más allá de tener connotaciones de pobreza o marginalidad, ha sido siempre un problema con matices políticos y culturales. En el tema político, como una experiencia  de construcción colectiva y comunitaria al margen de las deslegitimadas formas de participación ciudadanas institucionalizadas. Y en el terreno cultural, como una terapia a la escasez de atención a los problemas de la ciudadanía. Por todo ello, la okupación es un movimiento ciudadano que va cobrando fuerza conforme pasan los años y merece prestarle la máxima atención.

Diferencias entre okupación, usurpación o allanamiento


Para entender bien cómo se sanciona en España okupar una vivienda, primero es necesario distinguir lo que es okupación, usurpación y allanamiento.

● Allanamiento de morada:

Esta situación se produce cuando alguien entra en un domicilio sin permiso de la persona que lo habita siempre y cuando sea su morada, es decir, que duerme, reside y guarda sus pertenencias allí. Si la entrada sin consentimiento se produce en otros lugares, como una oficina, una vivienda en ruinas o abandonada, entonces se cometen otro tipo de delitos que no se consideran tan graves.


● Usurpación:

La usurpación ocurre cuando determinadas personas emplean la violencia o la intimidación para okupar una vivienda o apoderarse de ella.  


● Okupación:

Se considera okupación cuando, sin pedir permiso y sin usar la violencia o la intimidación, alguien entra a una vivienda, inmueble o edificio que no constituye una morada. Okupar es un delito tal y como afirma el Código Penal.

De estas definiciones se pueden ver las diferencias que se dan entre ellas. El allanamiento de morada protege la vivienda en la que reside el propietario, sea vivienda habitual o segunda residencia. Y cuando hablamos de usurpación nos referimos más a un inmueble abandonado o en construcción. En la okupación lo más destacable es que no se emplea la violencia para apoderarse de una vivienda vacía o un inmueble abandonado.

¿Cómo es el procedimiento del desahucio?


El desahucio es la figura legal utilizada en la mayoría de los casos de okupación. La experiencia en estos casos demuestra que la policía tarda en desalojar a los okupas entre 6 meses y 3 años, eso es desesperanzador para los propietarios de las viviendas. El desalojo se produce cuando existe una resolución judicial que así lo determine, no es denunciar el suceso a la policía y ya inmediatamente proceden a desalojar a los inquilinos ilegales. Además, esta resolución tendrá que constar por escrito y se ha de enseñar a los ocupantes.

La vía penal es la más rápida siempre, pero también pueden darse procedimientos de desalojo por la vía civil o incluso por la vía contencioso administrativa en función de la titularidad del inmueble.

¿Cómo regulan las leyes españolas el problema de la okupación?


En España, cuando se produce una okupación la ley es poco contundente. No siempre que alguien resida en una vivienda sin permiso que no es de su propiedad se considera delito. Las sanciones del código penal son más bien para aquellos casos que se consideran más graves. También existe una vía civil para solucionar este tipo de problemas, pero es mucho más lenta, y una vía jurídica en la que no existen penas de cárcel, sólo sanciones económicas.

Cómo la vía penal es la más rápida, al okupar tu casa lo primero que tienes que hacer es ir a una comisaría de policía e interponer la denuncia correspondiente. Aporta las escrituras de la vivienda okupada y todas las pruebas posibles que puedan demostrar que han ocupado tu casa, como grabaciones de cámaras o testimonios de vecinos. La policía acudirá al lugar donde esté la residencia ocupada y comprobará si la cerradura está forzada. Esto constará en el atestado.

El poder detectar un intento de intrusión en el acto permitirá que la policía pueda realizar el desalojo inmediatamente, siempre y cuando denuncies la okupación enseguida. En este caso, la policía puede detenerlos por delito flagrante o desalojarlos por no haber consumado totalmente la okupación. Si se ha ocupado la vivienda por completo, no habrá más remedio que acudir a la vía civil.

La Constitución española en su artículo 33 reconoce el derecho a la propiedad privada, pero está supeditada a la función social de la misma, porque el Estado podrá privar de ella en aras del interés social a la que se pudiera atribuir dicha propiedad privada, y para lo cual articula los oportunos mecanismos de expropiación.

El código penal por su parte afirma en el artículo 245.2 que: “El que ocupare, sin autorización debida, un inmueble, vivienda o edificio ajenos que no constituyan morada, o se mantuviere en ellos contra la voluntad de su titular, será castigado con la pena de multa de tres a seis meses”

En el caso del allanamiento de morada, el artículo 202 del Código Penal impone castigos con penas de prisión de 6 meses a 2 años. Si la entrada se produce con violación o intimidación, las penas de prisión van desde 1 a 4 años y también hay multas de 6 a 13 meses. En los casos de usurpación, el artículo 245 del Código Penal contempla castigos con penas de prisión de 1 a 2 años junto con la sanción que corresponda por la violencia empleada.

Si se produce la okupación las penas son muy poco duras, puesto que serán multas de 3 a 6 meses sin cárcel.

Última actualización sobre la legislación que regula la okupación en España


A través de un Real Decreto Ley, publicado en el B.O.E. en enero de este mismo año, el gobierno cambió sutilmente la prohibición de desahuciar a los colectivos vulnerables hasta que termine el estado de alarma, que será el próximo 9 de mayo. Se modifica así la normativa aprobada en Diciembre del año 2020 y modifica dos de los seis supuestos en los que los desahucios estaban vetados a mujeres víctimas de la violencia de género, las personas dependientes o las familias con menores de edad.

Para el caso de la okupación, este problema seguirá sin cobertura jurídica para las primeras y segundas residencias, y tampoco cuando el inmueble okupado sea un hogar habitual de una persona física en régimen de cesión. Se le permite al okupa permanecer en la vivienda, que siempre será de una persona jurídica o de una persona física con más de 10 inmuebles en propiedad, que demuestre su situación de vulnerabilidad


La prohibición de desahuciar dejaba de tener efectos cuando la entrada o permanencia en el inmueble fuera consecuencia de un delito. Pero ahora el ejecutivo cambia el texto ligeramente y elimina la palabra delito, afirma que la prohibición de los lanzamientos dejará de estar limitada cuando la entrada o permanencia en el inmueble se haya producido mediante la violencia o intimidación. Por tanto, ahora las excepciones al desahucio se limitan a cuando exista violencia o intimidación.

Debido a esta última modificación se puede decir que okupar sin violencia un inmueble deja de tener efectos jurídicos. La okupación dispone de mayor protección jurídica porque la mayoría de las entradas a los inmuebles se producen cuando la vivienda está vacía y por tanto los propietarios no sufren violencia o intimidación. Esta medida tendrá mayor impacto en los grandes tenedores de viviendas, como son los bancos o los fondos, porque disponen de muchas viviendas vacías.

Debate actual sobre la normativa española frente a la okupación


En la actualidad existe un debate abierto sobre si la legislación actual es suficiente para abordar con garantías el problema de la okupación en España. En realidad, los partidos políticos no se ponen de acuerdo y hay disparidad de opiniones.

La actual Ministra de Defensa, Margarita Robles, afirma que la legislación que existe en la actualidad es suficiente para enfrentar el problema de la okupación de viviendas y también para proteger los derechos de los propietarios. Según dice la ministra “Todo lo que sea proteger los derechos de las personas, es evidente que hay que tratar de protegerlo al máximo. En todo caso, creo que tenemos una legislación que permite dar respuesta a los problemas de la 'okupación', sin perjuicio de que puedan tomarse otras medidas”

Los partidos de la oposición opinan todo lo contrario y ya han presentado varios proyectos de ley en el parlamento con el objetivo de endurecer las medidas. Lo que pretenden es endurecer las penas a los okupas y permitir una actuación inmediata de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.
Entre las distintas propuestas de los partidos de la oposición nos encontramos las del Partido Popular y Vox, que quieren que se recupere el delito de usurpación con penas de prisión y que no se permita a los ayuntamientos que puedan empadronar a los okupas en esas viviendas. Por su parte, Ciudadanos propone modificar la Ley de enjuiciamiento criminal para que los juicios por desalojo sean más rápidos.

Alarmas y puertas antiokupas


Para hacer frente al problema de la okupación, lo mejor que puedes hacer como propietario es aferrarte a la prevención. Para evitar la okupación de tu vivienda dispones de varias medidas, entre ellas, instalar una puerta antiokupa o instalar una alarma. Las puertas antiokupas son las mejores puertas de seguridad que existen, los okupas acabarán dejando tu vivienda y buscarán otra alternativa. Además, hay empresas como Acción Okupa que te dan la posibilidad de alquilarlas para que tengas menos gasto.

Conclusión Final


El problema de la okupación está creciendo en España considerablemente, y es necesario que exista una normativa que la regule para hacerle frente. Okupar es un delito, pero las penas que existen en el ordenamiento jurídico español son muy leves y no contemplan penas de prisión como así ocurre en el caso de la usurpación o el allanamiento de morada. El gobierno actual considera que existe suficiente legislación para proteger los derechos de los propietarios, pero los partidos de la oposición piensan todo lo contrario y pretenden aumentar las penas y los plazos para que la policía pueda desalojarlos inmediatamente.

En Acción Okupa te ofrecemos las mejores puertas antiokupas del mercado. Tu segunda residencia estará perfectamente protegida con una puerta antiokupa. Está diseñada para que no puedan abrirla con los métodos tradicionales, es imposible poder abatirla.

¡Protégete de la okupación!

 





Regreso al contenido