PUERTAS ANTIOKUPAS

SEGURIDAD
Vaya al Contenido

GUÍA COMPLETA SOBRE CÓMO PROTEGER LAS SEGUNDAS RESIDENCIAS DE LOS OKUPAS

Puertas antiokupa
Publicado de Acción Okupa en Puertas antiokupas · 12 Abril 2021

Guía completa sobre cómo proteger las segundas residencias de los okupas


Muchos de vosotros tendréis alguna segunda residencia para pasar las vacaciones de verano. Un apartamento en la playa, un chalé en la montaña o una casa de pueblo son las segundas viviendas más habituales en España. En verano no suele ocurrir ningún problema con este tipo de propiedades porque suelen estar habitadas, pero ¿qué ocurre durante el resto del año? Muchos propietarios, que tienen varios inmuebles, tienen verdaderos quebraderos de cabeza con sus segundas residencias. Al estar deshabitadas la mayor parte del año, siempre surge el miedo de que alguien pueda entrar a ocuparlas. No es nada agradable estar tranquilamente en casa y que un vecino nos llame para decirnos que han entrado en nuestra vivienda. Proteger las segundas residencias de los okupas es algo necesario hoy en día.

¿Te gustaría tener la total certeza de que tu segunda vivienda no puede ser okupada? La okupación ilegal de viviendas en España es un problema cada vez más importante, ya que en los últimos años ha crecido el número de denuncias por okupación. Las segundas residencias son las más vulnerables y necesitan de una buena protección. Es importante tomar ciertas precauciones para evitar visitas desagradables.

Si tienes una vivienda que permanece vacía durante casi todo el año, lo mejor es que contrates la instalación o el alquiler de una puerta antiokupa. Son puertas infranqueables porque están fabricadas en puro acero y cuentan con cerraduras de máxima seguridad. En Acción Okupa encontrarás la mejor puerta antiokupa del mercado, es la mejor opción para estar tranquilo durante los meses en los que está vacía tu segunda vivienda. Cuentan con más de 23 años de experiencia y sus servicios de venta y alquiler de puertas antiokupa los realizan en toda España. En menos de 24 horas tendrás instalada tu puerta de seguridad y podrás respirar tranquilo. Proteger las segundas residencias con Acción Okupa es rápido y muy económico, porque los precios son los de fábrica.

¡Más vale prevenir que enfrentarse a un proceso de desalojo!

Tabla de contenidos

● El problema de las segundas residencias en España.
○ Los dos mayores peligros a los que se enfrenta una segunda residencia.
○ ¿Qué sucede si se produce la okupación de una segunda vivienda?.
● Cómo podemos proteger las segundas residencias.
Medidas de protección frente a la okupación.
Características de una puerta antiokupa.
● Resumen Final.

El problema de las segundas residencias en España


El covid-19 y la nueva normalidad que nos ha traído a nuestras vidas ha hecho que el problema de la okupación en España haya empeorado. Muchas familias se han quedado sin empleo por la pandemia y ya no pueden seguir pagando sus hipotecas, y esto ha hecho que sean desahuciados y se encuentren sin hogar. Esta situación les impulsa a buscar viviendas deshabitadas para tener un techo bajo el que protegerse, y las segundas viviendas pueden ser su solución ante su mala situación.  

También existe otro colectivo que busca viviendas vacías para okuparlas porque no están dispuestos a pagar ningún tipo de gasto, como la luz, el agua o el alquiler. Este segundo grupo es conocido como los okupas y actúan como mafias organizadas. España es un país bastante inseguro por desgracia, y no nos referimos al nivel de delincuencia que es moderado dentro de lo que cabe, sino por el problema de invasión de la propiedad privada. Los bancos son uno de los más perjudicados por su parque de viviendas vacías.

Ante todo este panorama se hace imprescindible proteger las segundas residencias de los okupas. Si quieres seguir el próximo verano disfrutando de unas merecidas vacaciones en tu segunda residencia, no dejes de tomar medidas para evitar visitas inesperadas.

¡Protege tu vivienda y disfruta de un verano inolvidable!

Los dos mayores peligros a los que se enfrenta una segunda residencia


Según un estudio, las segundas residencias son objeto con frecuencia de las siguientes dos situaciones:

Los robos: A los ladrones les encanta entrar a robar cuando las viviendas están vacías. Con las segundas residencias no tienen que esperar a que sus propietarios se vayan a algún sitio para realizar el hurto. Suelen llevarse aquellos bienes ajenos que suelen ser fáciles de transportar para no llamar la atención de los vecinos.

La ocupación ilegal: Como las segundas residencias suelen estar vacías la mayor parte del año, los okupas pueden pensar que están abandonadas y decidir habitarlas.

Si además de ser una segunda vivienda, está situada lejos del centro y hay poco movimiento de gente, tiene más papeletas todavía para ser objetivo de los okupas y de los ladrones, ya que pueden entrar sin ser vistos. En definitiva, este tipo de viviendas son de lo más tentadoras para los malhechores, así que proteger las segundas residencias de los okupas y ladrones es toda una obligación para cualquier propietario.

¿Qué sucede si se produce la okupación de una segunda vivienda?


Contra los robos no se puede hacer mucho si no estás habitando tu segunda residencia en el momento del robo, pero contra la okupación todavía menos. Es un problema muy grave y de larga solución para los propietarios de las segundas viviendas ocupadas, puesto que la ley da muy poco margen de maniobra.

Si la okupación de tu vivienda dura más de 48 horas vas a comenzar un largo calvario que finalizará cuando un juez dictamine que los okupas deben abandonar tu propiedad, y eso puede pasar en unos cuantos años. Los okupas lo saben y se aprovechan de esta situación para hacer de las suyas en España. Además, las sanciones son solo económicas y suelen declararse insolventes para no pagarlas. Más vale proteger las segundas residencias con medidas eficaces que pasar años de juicio.

Si se da el caso de que okupan tu vivienda, necesitarás saber cómo tienes que responder frente a esta situación tan desagradable. Te lo contamos en unos sencillos pasos:

● Lo primero es acudir a la comisaría de policía más cercana para denunciar la situación. Con este sencillo paso has iniciado el proceso para desalojar tu propiedad de okupas.

● El segundo paso es que debes demostrar que han invadido tu propiedad. La policía acudirá a tu vivienda okupada y comprobará si la puerta está cerrada o abierta y si hay alguien dentro. En el caso de que la puerta esté abierta y respondan a la llamada de la policía, podrás recuperar tu segunda vivienda. Pero si está cerrada, con la cerradura cambiada por los okupas, y nadie responde a la llamada de la policía, sentimos decirte que no podrás recuperar en ese momento tu casa. Se tomará nota de todo, pero sin autorización judicial no se puede entrar a la vivienda okupada.

En caso de no poder recuperar la vivienda en 48 horas de plazo que es lo que marca la ley, debes proceder a recuperarla por vía judicial. Para ello tendrás que buscar un buen abogado y esperar a que el juez emita una orden con la que se pueda desalojar la casa de los okupas.


Cómo podemos proteger las segundas residencias


Si lo que deseas es vivir con tranquilidad y evitar cualquier preocupación, tan solo tomando unas medidas sencillas para proteger tus segundas residencias de los okupas y de los ladrones será más que suficiente. Existen muchas medidas de seguridad, algunas ya las conoces y otras las vas a descubrir en esta guía, pero si te podemos asegurar que la mejor medida es sin duda la instalación de una puerta antiokupa. Es imposible que accedan a tu vivienda de ninguna manera.

Una puerta antiokupa está diseñada para que no pueda ser forzada por ninguno de los métodos tradicionales que emplean los ladrones. Créeme que dormirás de lo más tranquilo por las noches pensando que tu segunda residencia está totalmente protegida. Los okupas preferirán intentar habitar otras viviendas antes que la tuya. ¡Los ahuyentará!.

Medidas de protección frente a la okupación


● Pide ayuda a tus vecinos o a alguien que viva cerca de tu segunda vivienda:

Si tienes vecinos que viven durante todo el año no dudes en pedirles ayuda para mantener tu casa libre de okupas. Pídeles que vigilen tu propiedad y que te avisen si recibe alguna visita extraña e incluso si notan ruidos algo raros. Es una manera de saber si en algún momento okupan tu casa y esto te dará un poco de seguridad. Si no tienes a nadie o no cuentas con la suficiente confianza como para pedirles este favor, siempre puedes recurrir a contratar un servicio de vigilancia.

● Alquila tu segunda residencia durante los meses que no la habites.

Esta medida de seguridad es una buena opción. Al mantenerla habitada, los okupas no se sentirán con ganas de habitarla. Además de mantener protegida tu propiedad obtendrás beneficios económicos.

● Protege puertas, ventanas y cerraduras.

Es importante que todos los accesos de la vivienda estén bien protegidos, sobre todo si son puertas y ventanas que dan al exterior. Tienes varias maneras de proteger estos accesos, como poner rejas fuertes y resistentes ante cualquier intento de forzarlas, o si la casa ya tiene unos cuantos años puedes cambiar la cerradura de la puerta de entrada por una más segura y moderna. Ten en cuenta que las cerraduras comunes son muy fáciles de burlar. Acude a un cerrajero profesional para proteger tus segundas residencias de los okupas, él te asesorará sobre los distintos tipos de cerraduras que existen y cuál te conviene más.

También puedes instalar una puerta antiokupa por delante de la puerta de entrada principal de la vivienda. Esta medida es la más eficiente hoy en día, ya que su estructura de acero de alta resistencia y su cerradura de máxima seguridad evitarán que puedan abatirla los okupas o los ladrones.

● Invertir en un buen sistema de alarma y cámaras de seguridad

Considera también la posibilidad de instalar un buen sistema de alarma y videovigilancia. Las cámaras de videovigilancia permiten el monitoreo continuo para vigilar tu propiedad las 24 horas del día y durante los 365 días del año. Asegúrate de que lleven infrarrojos y visión nocturna para detectar a cualquier hora cualquier movimiento extraño que se produzca  sobre la puerta de tu vivienda. Gracias a los avances de la tecnología, también podrás instalar cámaras que emitan en tiempo real y podrán enviar su señal directamente a tu móvil, tablet o al ordenador de tu casa o del trabajo. Puedes configurarla para que te envíe notificación en caso de intentos de intrusión o que envíen una alarma a la policía.

Simplemente con instalar una alarma conectada a la policía provocará que los ladrones prefieran entrar a robar en otra casa, Saber que tienes todo bajo control gracias a una alarma o una cámara de videovigilancia permitirá que vivas mucho más tranquilo.

● Utiliza videoporteros inteligentes  

Tener un timbre inteligente en la puerta de entrada de la vivienda es otra medida de seguridad muy efectiva para proteger las segundas residencias de los okupas. Estos tipos de videoporteros permiten una comunicación a dos bandas, por lo que puedes comunicarte con cualquier persona que llame al timbre en tiempo real. Los videoporteros inteligentes son una buena alternativa de disuadir a los ladrones y a los okupas.

● Simula que la vivienda sigue habitada durante tu ausencia

Está claro que si tu segunda vivienda parece que sigue habitada, alejará la tentación de los okupas de entrar. Si dispones de jardines o de terraza exterior, contrata algún servicio de mantenimiento para que no parezca abandonada. Otra manera de parecer que la casa esté habitada es encender las luces de su interior. En el mercado de hoy en día existen luces automatizadas que podrás hacer que se enciendan y se apaguen cuando tú lo programes desde tu móvil. También puedes instalar luces que se enciendan al detectar movimientos o temporizadores.

Características de una puerta antiokupa


Una puerta antiokupa no solo te permite proteger las segundas residencias de los okupas sino también de los ladrones más experimentados. Pero esto no significa que no podrás acceder a tu vivienda cuando lo desees, porque no será necesario desmontarla cada vez que quieras entrar, la puedes abrir tú y nadie más. La protección tan alta que ofrece una puerta anti okupa es debido a su fabricación en acero muy resistente y su cerradura de máxima seguridad.

La protección que proporciona es total porque impide su apertura tanto desde el interior como desde el exterior. La cerradura de este tipo de puertas es antidumping, que evita que una llave especial pueda abrir la cerradura fácilmente, anti rotura, que significa que el bombín no se romperá fácilmente por mucho que lo intenten, y anti taladro. Su instalación es muy sencilla, no requiere realizar obras y no dañará en absoluto la puerta principal, va instalada al marco original de la puerta de entrada. Se puede instalar o desinstalar en cualquier momento fácilmente.

Y no porque sea una puerta de seguridad tiene que tener una estética fea, sino todo lo contrario, su aspecto es muy atractivo y puedes elegir entre múltiples acabados. Proteger las segundas residencias de los okupas con una puerta antiokupa es garantía de máxima seguridad.

Resumen Final


Las segundas residencias son las que tienen más posibilidades de sufrir robos u ocupaciones ilegales. La mayoría de las veces desalojar una vivienda conlleva un proceso judicial que puede llevar unos cuantos años, y mientras dure no podrás entrar a tu propiedad teniendo que aguantar que esté habitada por extraños sin tu autorización. Es imprescindible hoy en día que sepas cómo proteger las segundas residencias de los okupas, en este post te hemos contado como puedes hacerlo. Existen diversas opciones para proteger tu apartamento o chalé, pero sin duda alguna la puerta anti ocupa es la mejor por su estructura de acero de alta calidad y su cerradura de máxima seguridad.

En Acción Okupa te damos la posibilidad de instalar una puerta antiokupa o de alquilarla. Tú decides cómo te viene mejor, pero sea como sea disfrutarás de la mejor protección para tu vivienda porque nuestras puertas de seguridad cumplen con toda la normativa de seguridad europea.

¡Pónselo difícil a los ladrones!





Regreso al contenido